jueves, junio 13

Wilko se declara en suspensión de pagos y deja en el aire 12.000 empleos | Economía

La cadena británica de tiendas de artículos para el hogar y ferretería Wilko ha anunciado este jueves que se declarará en suspensión de pagos, después de que no hayan fructificado los esfuerzos de la compañía para encontrar algún comprador, lo que deja en el aire unos 12.000 puestos de trabajo y 400 tiendas si no encuentra un comprador.

La empresa familiar ha solicitado la protección frente a sus acreedores al no conseguir financiación de emergencia, tras sufrir una crisis de liquidez por la caída de sus ventas. “No hemos escatimado esfuerzos a la hora de preservar este increíble negocio, pero debemos admitir que, lamentándolo mucho, no nos queda más remedio que tomar la difícil decisión de entrar en concurso de acreedores”, dijo Mark Jackson, presidente ejecutivo de Wilko.

El administrador PwC dijo que las tiendas de la minorista seguirían funcionando sin despidos inmediatos, mientras prosiguen las conversaciones con las partes interesadas, aunque advirtió de que “si no se encuentran compradores para una parte o la totalidad del grupo, es probable que se produzcan cierres de tiendas y despidos”.

Wilko, que vende desde artículos de ferretería a productos de limpieza, juguetes y material de jardinería, tiene una facturación anual de 1.200 millones de libras (1.530 millones de dólares). Se trata de la mayor quiebra en el sector minorista británico desde la quiebra de la cadena de tiendas McColl’s en mayo del año pasado. McColl’s fue comprada posteriormente por el grupo de supermercados Morrisons.

La cadena comenzó en 1930 como una única ferretería en Leicester, en el centro de Inglaterra, pero fue víctima del endurecimiento del entorno económico británico y de la crisis del costo de la vida, lidiando con una elevada inflación y 14 subidas consecutivas de las tasas de interés desde diciembre de 2021.

Mark Jackson ha lamentado que, si bien la empresa recibió “un nivel significativo de interés”, incluidas ofertas indicativas que podrían cumplir con los criterios financieros para recapitalizar el negocio, sin la seguridad de poder completar el trato dentro del marco de tiempo necesario y dada la posición de efectivo, “no ha quedado más remedio que tomar esta desafortunada medida”.

El sindicato británico GMB ha expresado su solidaridad con los trabajadores de Wilko afirmando que su entrada en suspensión de pagos era “un desastre evitable” que pone en peligro 12.000 puestos de trabajo debido a la mala gestión.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO