martes, abril 23

«Vamos a hacer el Estado más austero que recuerden los argentinos»

La precandidata presidencial de Juntos por el Cambio adelantó que, como la ex canciller alemana, quiere vivir en su casa si es electa.

patricia bullrichprecandidata presidencial del PRO en el internado de Juntos por el Cambio, lanzó un nuevo video en el que hace una comparación con la ex German Canciller, Angela Merkelal referir a la vivienda que usará si es elegida: «Angela Merkel toda su vida pasó en su casa y yo quiero hacer lo mismo«.

«Vamos a simplificar y vamos a hacer el Estado más austero que recuerden los argentinos. Se terminan los privilegios de los funcionarios. A mí me dicen: ‘Eso es poca plata‘. No me importa, es el ejemplo», lanzó.

En una recorrida junto a su precandidato al gobernador bonaerense Néstor Grindetti en la Costa, Bullrich agregó: “El ejemplo vale más que la plata.

«El empleado público es un servidor de la gente, no puede vivir de la gente con su plata y tener todos los privilegios. Basta, se terminó», lanzó la precandidata presidencial.

Hace pocas semanas había lanzado la misma idea: «No me quiero mudar, me quiero quedar en mi casa».

“Todo te rodea, tenés todo servido, y en la vida no es así, no tenés todo servido, los argentinos no tenemos todo servido. Boing.

Bullrich, que se presentó con el lema «La fuerza del cambio», en este spot esgrime: «La fuerza de la austeridad».

Por que los presidentes viven en Olivos

La vieja quinta de los Azcuénaga, el vocal de la Primera Junta, fue donada por uno de sus descendientes para que convirtiera veraniega residencia de los presidentes de la Nación.




El Paseo de la República; parte del jardín de la Quinta presidencial de Olivos. Foto: David Fernández

La donación se hizo efectiva en 1918, cuando Hipólito Yrigoyen la aceptó, pero sobrevivieron en sus dos períodos de gobierno en su humilde casa de la calle Brasil, en el barrio de Constitución. Como había una clausula testamentaria que indicaba que si no se ocupaba, debería devolvverse el bien a la familia, le seguramente ha sabido vacilar, Honorio Pueyrredón, que la habitara ocasionalmente.

El primer presidente que residió en el lugar fue el dictador José Félix Uriburu. Su sucesor, el también general Agustín P. Justo, instalado en la quinta a colonia de vacaciones, forestó el lugar y encaró obras de restauración en la antigua casa construida en 1854 por el pintor Prilidiano Pueyrredón.

En 1935, el Estado adquirió una mansión ubicada en Calle Suipacha 1034 de la Capital para que se convirtiera en la residencia oficial de los presidentes.

Allí residirán el general Justo, Roberto Marcelino Ortiz, Castillo y los generales Ramírez y Farrell. Al notar la familia de Villate que no se cumplia la cáusula impuesta por el donante, reclamó al Estado la devolución de la Quinta de Olivos, pero la Corte Suprema determinó en 1941 que el inmueble estaría en adelante la Quinta Presidencial.

Juan Domingo Perón decidió residir con Evita en la casona que el Estado había adquirido en 1937, el Palacio Unzué. Tras la muerte de Evita en julio de 1952, Perón vivió por temporadas en la quinta, instalando un microcine y cediendo un sector para las actividades portivas y sociales de la Unión de Estudiantes Secundarios.

El general Eduardo Lonardi, primer presidente de la Revolución Libertadora, se trasladó a la quinta. A mediados de noviembre de 1955 se produce una crisis interna dentro de aquel gobierno. Lonardi cede la residencia que ocupaba el general Pedro Eugenio Aramburu.

La quinta presidencial de Olivos.


La quinta presidencial de Olivos.

En 1958, mediana elección, el habitó Arturo Frondizi. A mediados de 1961 llegó de visita al lugar Ernesto «Che» Guevara, invitado por el presidente por pedido especial de su colega John Fitzgerald Kennedy, buscando una mediación en torno al problema cubano.

historietas

Mira también