domingo, abril 14

Stanley Engerman, revisionista especialista en esclavitud, muere a los 87 años

Stanley Engerman, uno de los autores de un libro profundamente investigado que, recorriendo la turbulenta historia de la esclavitud estadounidense, argumentó que era un sistema económico racional y viable y que los negros reducidos a la esclavitud eran trabajadores más eficientes que los blancos libres en el Norte. , murió el 11 de mayo en Watertown, Massachusetts. Tenía 87 años.

Su hijo David dijo que la causa era el síndrome mielodisplásico, una forma rara de cáncer de la sangre y la médula ósea.

En su obra de dos volúmenes «Time on the Cross: The Economics of American Negro Slavery» (1974), el profesor Engerman y el profesor Robert W. Fogel utilizaron el análisis de datos para cuestionar lo que llamaron caracterizaciones comunes de la esclavitud, incluida la de que no era rentable. , ineficiente y omnipresentemente abusivo.

Dijeron que no estaban defendiendo la esclavitud. «Si algún aspecto del pasado de Estados Unidos evoca un sentimiento de vergüenza», escribieron, es el sistema de esclavitud». Pero gran parte de la sabiduría aceptada al respecto, dijeron, estaba distorsionada o simplemente equivocada.

“La agricultura esclava no era ineficiente en comparación con la agricultura libre”, escriben. «Las economías agrícolas a gran escala, la gestión eficiente y el uso intensivo de mano de obra han hecho que la agricultura esclava en el Sur sea un 35% más eficiente que el sistema de agricultura familiar en el Norte».

Insistieron en que el esclavo típico «no era perezoso, incompetente e improductivo», sino que «trabajaba más duro y de manera más eficiente que su contraparte blanca». Argumentaron que la destrucción de la familia negra a través de la agricultura esclavista y la explotación sexual era un mito, y que a los propietarios de las plantaciones les interesaba económicamente fomentar la estabilidad de las familias esclavizadas.

También escribieron que algunos esclavos recibieron incentivos positivos, como ser elevados a supervisores de cuadrillas de trabajo, para aumentar su productividad.

El libro atrajo mucha atención, incluida una crítica entusiasta del economista Peter Passell en The New York Times. «Si se ha publicado un libro más importante sobre la historia estadounidense en la última década, no lo sé», escribió. Describió el trabajo como un correctivo, «un ataque discordante a los métodos y conclusiones de la erudición convencional» sobre la esclavitud.

No todas las críticas fueron tan amables. Thomas L. Haskell, escribiendo en La revisión del libro de Nueva York en 1975, sobre tres libros que desafiaron las conclusiones de «Tiempo en la cruz», lo calificó de «gravemente defectuoso». Algunos historiadores han criticado su interpretación relativamente benigna de la vida de los esclavos.

«Pensamos que habría mucha discusión dentro de la profesión de la historia por un tiempo, pero la reacción del público es otra cosa», dijo el profesor Engerman al Democrat and Chronicle of Rochester en mayo de 1974.

Cuando él y el profesor Fogel, ¿quién lo hubiera compartir el nobel en economía con Douglass C. North en 1993— apareciendo en el programa “Today”, Kenneth Clark, el prominente sociólogo negro, los acusó de retratar la esclavitud “como una forma benigna de opresión”.

Y en un artículo en The New York Times Magazine, el novelista Toni Morrison aprovechó su descubrimiento de que los esclavos no eran perezosos, escribiendo: eficientes. Lo interesante es que tal conclusión ahora es necesaria para convencer a los blancos.

Varios meses después de la publicación de «Tiempo en la cruz», alrededor de 100 historiadores, economistas y sociólogos se reunieron en una conferencia de tres días para discutir el libro en la Universidad de Rochester, donde enseñaron el profesor Engerman y el profesor Fogel.

El debate fue tan polémico que The Democrat and Chronicle lo describió como una «guerra académica». Algunas críticas se centraron en el enfoque de los dos hombres en las estadísticas en lugar de las brutales realidades de la esclavitud.

“Le niegan al esclavo su voz, su iniciativa y su humanidad”, dijo el historiador Kenneth M. Stampp en la conferencia. «Rechazan el mundo desordenado en el que amos y esclavos, con sus percepciones racionales e irracionales, han sobrevivido lo mejor que han podido, y lo reemplazan con un patrón ordenado y racional del mundo que nunca existió».

Pero el historiador marxista Eugene D. Genovese, cuyo propio libro sobre la esclavitud, «Roll, Jordan Roll: The World the Slave Made», también se publicó en 1974, llamó a «Time on the Cross» «una obra importante» que se había «roto». abre muchas preguntas sobre temas que antes se habían barrido debajo de la alfombra.

«Time on the Cross» ganó el Premio Bancroft de Historia de la Universidad de Columbia en 1975, pero no sin controversia: algunos administradores escolares no estuvieron de acuerdo con la elección porque, dijo un portero. Según la universidad, las conclusiones de los autores estaban «basadas en nuevos métodos de análisis de los datos.

En una edición de 1989 de su libro, los autores admitieron que habían sido negligentes al no ser más claros sobre los males de la esclavitud; deberían haber proporcionado una «nueva acusación moral de esclavitud», escribieron.

«Time on the Cross: The Economics of American Negro Slavery» utilizó el análisis de datos para desafiar la sabiduría convencional sobre la esclavitud.Crédito…pequeño, marrón

Stanley Lewis Engerman nació el 14 de marzo de 1936 en Brooklyn de Irving y Edith (Kaplan) Engerman. Su padre era vendedor mayorista de muebles, su madre ama de casa.

Obtuvo una licenciatura y una maestría en contabilidad de la Universidad de Nueva York en 1956 y 1958 antes de obtener un doctorado. en economía política de la Universidad Johns Hopkins en 1962. Después de enseñar economía durante un año en Yale, se unió a la Universidad de Rochester en 1963. Allí fue profesor de economía, luego de historia, hasta su jubilación en 2017.

En 1980 recibió una beca Guggenheim para estudiar el trabajo libre y no libre en los siglos XVIII y XIX.

Además de su hijo David, al profesor Engerman le sobreviven otros dos hijos, Mark y Jeff; una hermana, Natalie Mayrsohn; y seis nietos. Su esposa Judith (Rader) Engerman, murió en 2019.

El interés del profesor Engerman en la economía de la esclavitud fue provocado por un artículo que leyó en una edición de 1958 del Journal of Political Economy cuando era estudiante. El artículo, de Alfred Conrad y John Meyer, concluyó que la economía esclavista había sido rentable y cuestionó la idea de que el Sur se había visto obligado a una guerra innecesaria para proteger un sistema económico enfermizo.

Después de completar «Tiempo en la cruz», el profesor Engerman continuó escribiendo sobre la esclavitud practicada en los Estados Unidos y en todo el mundo, así como sobre el colonialismo y el crecimiento económico en el Nuevo Mundo. Su libro «Esclavitud, emancipación y libertad» (2007) examinó el aumento de la esclavitud, su historia global y su emancipación en los Estados Unidos y otros países.

Jean-Joseph Wallisquien enseña historia económica estadounidense en la Universidad de Maryland, dijo que el «tiempo en la cruz» era esencial para una comprensión completa de la esclavitud.

“Es una perspectiva diferente sobre cómo pensamos sobre la esclavitud”, dijo en una entrevista telefónica. “No es que fuera bueno, pero si quieres pensar en la experiencia de los negros bajo la esclavitud, tienes que pensarlo de otra manera”.