jueves, junio 13

Reseñas | Comenzó la reevaluación del gobierno de Netanyahu en Estados Unidos

Un cambio tan grande en el ampliamente respetado sistema de justicia de Israel, que ha guiado el surgimiento de una notable economía de puesta en marcha, es algo que solo debe hacerse después de un estudio por parte de expertos independientes y con un amplio consenso nacional. Así es como las democracias reales hacen estas cosas, pero no hubo tal cosa en el caso de Netanyahu. Esto subraya que toda esta farsa no tiene nada que ver con la «reforma» judicial y todo que ver con una toma de poder desnuda por parte de todos los segmentos de la coalición de Netanyahu.

Los colonos judíos quieren que se anule la decisión de la Corte Suprema para que puedan crear asentamientos en toda Cisjordania y confiscar fácilmente la tierra palestina. Los ultraortodoxos quieren que se anule la decisión de la Corte Suprema para que nadie pueda decirles a sus hijos que tienen que servir en las FDI o decirles a sus escuelas que tienen que enseñar inglés, matemáticas, ciencias y valores democráticos. Y Netanyahu quiere que la corte se quite del camino para que pueda designar a los hackers políticos que quiera para puestos clave.

El lunes, el proyecto de ley de reforma judicial recibió la primera de las tres lecturas que debe aprobar, lo que el gabinete de Netanyahu dice que quiere hacer antes de que la Knesset lo suspenda por el verano del 31 de julio. algunos meses, sin un debate nacional serio o testimonio de expertos o un intento por parte del líder nacional de forjar un consenso?

Si los cientos de miles de defensores de la democracia israelíes que han salido a la calle todos los sábados durante más de seis meses no pueden impedir que el gigante Netanyahu impulse este proyecto de ley, lo hará, como dice el ex primer ministro Ehud Barak. escribiendo el otro día en Haaretz, “para degradar a Israel a una dictadura corrupta y racista que colapsará a la sociedad, aislará al país” y terminará con el “capítulo democrático” de la historia de Israel.

Permítanme dar un ejemplo muy concreto. Dans le cadre de l’accord initial de formation du gouvernement que Netanyahu a signé avec ses partenaires de la coalition de droite l’année dernière, il a nommé Aryeh Deri, le chef du parti ultra-orthodoxe Shas, pour servir d’abord en tanto que interiorismo y salud ministro entonces, en dos años, Ministro de Hacienda, alternando con el líder del Partido Religioso Sionista, Bezalel Smotrich.

Deri ha sido condenado tres veces por delitos financieros que lo llevaron a la cárcel, incluido evasión fiscal y aceptación de sobornos. La Corte Suprema de Israel, por una votación de 10 a 1, le dijo a Netanyahu en enero pasado que su nombramiento de un evasor de impuestos y sobornador convicto como ministro del gobierno era «extremadamente irrazonable» y en «seria contradicción con los principios básicos que deben guiar al Primer Ministro cuando designa ministros».

Netanyahu, quien está siendo juzgado por corrupción, quiere neutralizar a la Corte Suprema para que no le impida nombrar a este evasor de impuestos como su ministro de finanzas para supervisar, entre otras cosas, las contribuciones de los contribuyentes israelíes y estadounidenses al Tesoro israelí. ¿Qué pasa con la “reforma” judicial?