jueves, junio 13

Miguel de la Fuente, periodista de TVE: “No tengo corazón con la cámara: soy un ‘asesino’ de la imagen” | Televisión

Os vemos el primer lunes al sol, como un jubileo inminente, aunque hoy son más las nubes que se despejan a la hora del aperitivo en la multitud interminable del centro de Madrid, hecha por nuestro trabajo y por una manifestación por la educación pública. A Miguel de la Fuente, sin embargo, no le robó la cartera. Lo ató a la moto con la que lo llevó en medio del país y en medio del mundo, y dejó en su baúl la última camarita digital que siempre lleva la cima, para las moscas, aunque hoy no está en servicio. Viene desde la punta hasta el gris piedra, combinado con un chalequillo acolchado debajo de la chaqueta y encima del pantalón de lino. Estamos amplios y tensos y, al llegar a la redacción, descubrimos horrorizados que me he eliminado en lugar de observar a la charla en movimiento. La llamo, ella lo oye – «Yo también he pasado y ahora tengo el viento de lo que tengo todo el tiempo del mundo», bromea – y esperemos con ansias el día siguiente. El siguiente es un resumen editado de ambas reuniones. Estoy seguro de que lo entiende. La edición conoce un informe.

A sus 62 años todavía no ha llegado al Jubileo. ¿Adónde vas?

Para una mezcla de cosas. Mi negocio [RTVE] Me lo pone fácil para ir y me obliga un poco. Profesionalmente no quiero involucrarme, pero también lo cierto es que tengo la edad que tengo, la cámara pesa lo que pesa y ya es complicado hacerlo porque tengo 40 años.

Define lo que estás haciendo.

Moverse mucho con más de diez kilos para estos elementos: la cámara, el chaleco, el casco, pararse, agacharse, mantener posturas muy raras para recorrer diferentes planos, no estar parado en todo el día durante muchos días. No quiero que me diga un dolor de espada o una cicatriz y me convierta en horma para mis compañeros o extravíe una funda. En las guerras cada uno tiene una misión concreta y no puede fracasar.

Pensé que al decir que era un trabajo complicado se refería a la parte emocional.

También. Hay una parte de la vida personal que te dejamos a ti. Éste tiene muchas ideas y aventuras, a lo largo de los años, y se ha convertido en una forma de vida. Esto te engancha, tienes mucha adrenalina que te tira y te hace emprender el siguiente viaje. Te da mucho asco, pero también mucha felicidad.

¿No es parte del corazón lo que ves?

Con la cámara, trabajando, no tengo corazón, sólo cabeza: soy un asesino de la imagen. Conéctame, amigo y hermano Arturo Pérez Revertir el llamado ir de comprasSiempre digo que subamos a pescar. Buscamos historias e imágenes para contarle lo que sucederá. Con la cámara, pienso en lo que está planeado y en lo que hago. En una guerra no eres ni soldado ni turista. Pero sí, es un luchador: tiene una misión. Cuenta lo que no quieres ver. Si vas sin lo que tienes que buscar, tu presencia es inútil.

¿Y por qué la felicidad se quedó sin esto?

Lo encontrarás muy cerca de mí cuando sepas lo que ha pasado en todo lo que ha pasado en el mundo en los últimos años. Estamos un poco perdidos escribiendo la historia. Dentro de unos años nadie hablará de nosotros, ni de mí, ni del periodista que me acompañaba, pero la gente grabará las imágenes de esos horrores por las imágenes que obtuvimos.

En una guerra no eres ni soldado ni turista. Pero sí, es un luchador: tiene una misión

Una vez más te encantará.

Sí, lo amaba intensamente cuando me tocaba. Resérvalo para la ducha. Es una especie de desahogo. Cuando estás muy atrapado por dentro. Después de estar todo el día mientras la gente deja a sus familias en los trenes o a los ancianos en sus casas, tomar el agua caliente, sentirme en la ducha y dejar correr las lágrimas es una necesidad para reconfortarte. Yo te pregunto la cancion ojos cegadores [la pone en el móvil] y me abandono. Sueña muy peliculero, pero así es. Me llama Óscar Mijallo, mi compañero de muchas portadas Barbie camarógrafo.

¿Pasaste por mi lado de verdad?

Sí mucho. Sí, es una sensación, aunque parezca rara, comparable a la primera fase del enamoramiento, donde te sientes como si estuvieras aquí. Es un rescate de adrenalina. A veces entra como en trance. Hay episodios en los que no sabes cómo llegué hasta donde estás, pero estás, y en total aviso. Es difícil de explicar, pero así es como me siento.

¿Cuál es la egancha de tu oficina?

Todo: viajar, la libertad de no pertenecer a nadie más, de hacer nuevos amigos en todo el mundo. La amistad y el grado de unión que existe en algunas situaciones extremas, e incluso en los enemigos y los cabreos, esta intensidad es convincente. La compañía, relacionarse bien con los compañeros en la cobertura de conflictos, es fundamental. Y no hay cosa más placentera que, al final del día, echar un vistazo, o dos, o tres, o cuatro, y convencer al hombre duro de la oficina para que vuelva a ti diciendo barbaridades. Muchas veces es humor negro…

¿Eres un hombre machista? en lo mítico ‘tribu’ de correspondencia todos los hombres eran casos. Quitar el tema.

Esto es más legendario que cualquier otra cosa. He podido ser, no digo que no, pero ya he pasado por este momento. Es curioso, sí. Ya no se hacen chistes machistas. Creo que es algo generacional y también influye el hecho de que cada vez hay más mujeres reporteras de conflictos. Ahora, a veces, es al revés. Ella llama la voz del cantante y el resto de nosotros debemos llamarnos a nosotros mismos. Las mujeres son muy buenas reporteras, más compañeras, si se ayudan, van a los sitios, en los hombres y menos corriendo. Soy hermosa.

De la Fuente, de colega en colega, centrándose en el fotógrafo ante la visión de Segovia. Bernardo Pérez

¿Qué quieres que sea pequeño?

Disfruto de muchas cosas y nada. Pensé, por ejemplo, que gané algunos campeonatos, pero no quería vivir con eso y quería vivir otra vida, cerca de casa, y tenía 16 años. Ven a Madrid a buscármelas. Soy investigador. Soy autodidacta y observo todo lo que he aprendido en la calle. Un día fui a una discoteca, me encontré con un amigo que trabajaba en una agencia y prensa y hasta el día de hoy. Empecé de paparazi. Estaba buscando a Pippi Calzaslargas y la encontré. Pacto desnudo con actrices, hice montajes para revisar el corazón, de todos. Deja de sentirte incómodo y vente a la televisión española. Eso me enganchó. Aprendiendo de los mejores: las cámaras José Luis Márquez, Evaristo Canete, Jesús Mata; el periodista Arturo Pérez Reverte. Hasta ahora.

Keep a hija, ¿cómo concilias tu profesión con tu educación?

La verdad es que no encajó bien. Poco después de la guerra me separaron de mi madre y de mi hija, no lo entendía muy bien. Espero que con el tiempo lo entienda. [se emociona]. Lo sean o no, un buen padre tendería a decidir por ella.

Si dejas lo que más deseas: tu casa, tu tierra, los tuyos, y no tienes nada que perder, puedes convertirte en un monstruo. Todo es posible. Yo también

¿Qué imagen no contiene la cabeza?

Más que muertes, sangre y horror, descompone la vida de un niño que camina solo y sueña con una barra de chocolate en Medyka, en la frontera entre Polonia y Ucrania. Condensa todo el espectáculo de la guerra en una sola imagen. Los niños y los ancianos son los grandes perdedores de las guerras. Los recién nacidos de Ucrania están llenos de personas mayores que prefieren quedarse en casa para ser una carga para sus hijos. Y las mujeres son siempre las que sostienen la vida mientras los hombres van al frente. La guerra, como la vida, es un matriarcado.

¿Todas las guerras son iguales?

Parece suficiente. Por favor ten en cuenta, con odio, con pelo. El paradigma de lo que es una guerra civil es un hogar familiar dividido en la ciudad donde vivimos en Sarajevo. Los hombres, no el hablo de los soldados, viven por algo tangible, no tanto por la patria. Si dejas lo que más deseas: tu casa, tu tierra, los tuyos, y no tienes nada que perder, puedes convertirte en un monstruo. Todo es posible. Yo también.

No quiero dramas y no veo noticias porque me deprime. qué hacemos?

son como ellos terraplanistas, o los negacionistas. Nos dividimos, formamos grupos, nos retroalimentamos y sólo nos damos información que referimos a ese grupo, cada vez lo menos posible. Por eso es muy importante crear más periodicidad y más periodicidad internacional. Y cuando digo internacional también digo fuera de tu barrio. Habla de los demás, ellos saben quiénes son y dónde están.

¿Y ahora qué?

Aspiro a no convertirme en agente de bolsa, ni mar de recados, ni en friki. El otro día está Pedro Piqueras, que está a punto de celebrarlo, pasando por la sede del PSOE, como de incógnito, y saludando a un compañero de Telecinco y le doy las gracias, porque, dentro de poco, estaré así. Tengo muchos aficionados: motos, golf, natación. Voy cuando estoy más preparado, cuando mejor sé hace mi trabajo, porque contando historias con la cámara se aprende con el tiempo. Todavía no tengo mono, pero lo cuidaré, estoy seguro. Pero, mar como mar, sigamos informando.

MAL CULO ASIENTO

Miguel Ángel de la Fuente (Ourense, 62 años) celebrará oficialmente su cumpleaños en RTVE el 28 de septiembre, el mismo día en que cumple 63 años. Aportó a su equipo muchos años y mucha experiencia en sus 35 años de carrera en la televisión pública. Ha cubierto la Vuelta a Francia, vueltas ciclistas por España, Juegos Olímpicos, campañas electorales, fiestas, huracanes, terremotos y, sobre todo, guerras. Todas las grandes cosas del mundo se han trasladado de los Balcanes a Gaza. Este «malo culo», gallego, se fue de joven a Madrid como «buscavidas» y a partir de ahí no pudo escapar. Separado de su primera esposa y padre de una hija, se encontró en contacto con la exministra socialista de Sanidad y Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, a la que había conocido en un viaje de negocios de ambos a Iberoamérica, cuando ella era Altamente funcional y su cubria. Envío como informador gráfico. Premio Cirilo Rodríguez de Periodismo 2023, De la Fuente dice que ya echa de menos su oficio antes de dejarlo.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_