jueves, junio 13

¿La fugaz revuelta de Wagner en Rusia puede beneficiar a Ucrania en la guerra?

La rebelión del grupo mercenario Wagner, abandonado en Rusia, creó desconcierto y debilitó la imagen del presidente ruso Vladimir Poutine y de sus jefes militares, y esto podría tener un impacto, al menos psicológico, en el curso de la guerra en Ucrania, según varios analistas.

Desde un punto de vista táctico, las consecuencias inmediatas de este episodio en el conflicto siguen siendo inciertas, pues Wagner ya no juega ningún papel verdadero en el guión estadounidense, nombró a Rob Lee, del Instituto de Investigación sobre la Política Exterior.

«Las fuerzas de Wagner fueron reemplazadas entre finales de mayo y mid de junio en Bajmut (en el este de Ucrania, donde los mercenarios combatieron durante muchos meses), y no creo que actualmente estén en el frente», indicó el experto en un mensaje on Twitter, recordando que «Wagner es una fuerza de asalto, no una fuerza defensiva», algo que los rusos necesitan para bloquear la contraofensiva de los ucranianos.

En cambio, la maniobra del jefe del grupo paramilitar, Yevgueni Prigozhin, «desafió directamente a la autoridad de Putin» y «muestra verdaderas fisuras» al más alto nivel del Estado ruso, considerado el domingo el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken.

“Este episodio debilita la credibilidad de Putin, quien mostró en plena crisis de pánico en la televisión” el sábado, subrayó William Alberque, del Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IISS).

«Todo el mundo en Moscú se pregunta: ‘si era una insurrección de 5 minutos, ¿por qué el presidente habló de guerra civil?'», señaló, agregando además que «por otro lado, si Prigozhin sigue vivo, todos los actores rusos de seguridad sentirse en una posición de impunidad» frente al poder.




Los miembros del grupo Wagner avanzaron el sábado hasta muy cerca de Moscú y desafiaron a Vladimir Putin. Foto: EFE

Una insurrección asignada de 24 horas

Durante una aventura alocada de 24 horas que llevó a sus milicias a menos de 400 km de Moscú, el jefe de Wagner retó directamente a la autoridad del presidente ruso, antes de dar marchado hacia atrás, para retirarse a sus efectivos y que se anunciara su marcha hacia la vecina Bielorrusia.

Su columna, sin embargo, adelantó varios cientos de kilómetros sin grandes contratiempos, derribando su paso media docena de helicópteros y un avión militar ruso.

Antes de su retirada, los paramilitares se apoderaron temporalmente de l’cuartel general de l’ejército ruso en Rostov (suroeste de Rusia), desde donde se coordinan las operaciones en Ucrania.

Un deseo de los archienemigos del Prigozhin, el Ministro de Defensa Sergei Shoigu y el Jefe del Estado Mayor, Valeri Guerasimov, a quienes el Jefe de Wagner acusó de haber abandonado sus luchas en el bando ucraniano.

La breve revuelta del grupo Wagner hizo desestabilizar al gobierno de Vladimir Putin.  Foto: EFE


La breve revuelta del grupo Wagner hizo desestabilizar al gobierno de Vladimir Putin. Foto: EFE

¿Oportunidad para Kyiv?

El sábado, la confusión reinante en territorio ruso fue calificada por el gobierno ucraniano de «venta de oportunidad»Pues sus tropas están involucradas en una ofensiva para desalojar a las fuerzas rusas que ocuparon parte del sur y del este del país.

Moscú, por su parte, avisó de que la rebelión abortada de Wagner no afectaría «en ningún caso» a operaciones conocidas en Ucrania. El sábado, cinco personas aparecieron en kyiv, según el alcalde de la ciudad, a cause de bombardeos rusos.

Y el domingo, Rusia afirmó que había repellido varios asaltos ucranianos.

Pero, según los expertos, es muy probable que el levantamiento de haya haya asestado un golpe con la moral de las tropas rusas desplegadas en Ucrania.

«La ira contra los directos rusos no es patrimonio exclusivo de Wagner, la rabia de Prigozhin contra la élite podría propagarse por el ejército ruso», apuntó en la revista policía extranjera Lucian Kim, think tank estadounidense de Wilson.

Por su parte, Pierre Razoux, director académico de la Fundación Mediterránea de Estudios Estratégicos (FMES), considera que es «seguro» que la rebelión haya afectado «a la moral rusa». «Del lado ucraniano, quizás hubiera una oportunidad para avanzar en el frente, o en cualquier caso, ganar posiciones», añadió.

A cambio, matizó, «también habrá que garantizar la seguridad en la frontera bielorrusa, porque no están a salvo de un golpe a traición. Si 15.000 hombres de Wagner llegan desde Bielorrusia, pueden causar daños. Quizá sea eso lo que Prigozhin negoció con Putin «.

Fuente: AFP

CC

Mira también