martes, mayo 28

Israel ataca a Irán y sopesa los llamados internacionales a la contención | Internacional

Israel atacó por primera vez estos objetivos en Irán, cinco días después de la ofensiva iraní con drones y misiles contra territorio israelí que no causó muertes ni daños materiales. Hay información de momento confusa sobre el ritmo y naturalidad del ataque. Teherán afirma haber destruido tres drones en la provincia de Isfahán, corazón del programa nuclear iraní, para activar sus sistemas de defensa, según varios medios estadísticos y locales. Las fuentes citadas utilizadas por estos mismos diarios informan sobre la misma forma en que también se utilizaron misiles en el ataque. Las primeras informaciones apuntan a que Israel ha llevado a cabo una operación de representación moderada en medio de constantes llamamientos internacionales al conflicto. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), dependiente de la ONU, dijo que ninguna de las instalaciones nucleares de Irán había sufrido daños.

Estados Unidos no participó en una operación que fue notificada por su aliado en las últimas horas, según la agencia Reuters. El ataque lo atacó según la cadencia estatal ABC citando fuentes de la administración del presidente Joe Biden. Israel confirmó estar detrás del ataque a una base aérea militar cerca de la ciudad de Isfahán, según el diario Los New York Times.

No hay datos sobre posibles víctimas ni daños materiales, aunque, en principio, no se produjeron instalaciones nucleares ni se apreciaron grandes explosiones, informaron las autoridades locales. Otros estados medianos poco sabían de este ataque. La televisión oficial de la República Islámica de Irán informó sobre la deriva de varios drones israelíes. También lo aseguró en un mensaje sobre las hélices el portavoz del Centro Nacional para el Ciberespacio de Irán, Hossein Dalirian.

La agencia iraní Fars fue informada previamente que los artefactos israelíes habían impactado cerca del aeropuerto de Isfahán y habían activado los sistemas antiaéreos, además de decretar la barrera, parcial y temporal, del espacio aéreo nacional. Según la Compañía de Aeropuertos y Navegación Aérea de Irán, citada por IRNA, el tráfico aéreo en el país ya se ha restablecido. Los vecinos pudieron ver unas explosiones en el cielo que se suponía que debían grabar en vídeo, según imágenes obtenidas por la BBC Cadencia.

Foto de archivo del complejo de enriquecimiento de uranio en Isfahán, Irán. EFE

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Esta zona, en el centro del país y a 400 kilómetros de la capital, alberga instalaciones militares, fábricas de sistemas de defensa y, sobre todo, instalaciones de sistemas nucleares como la de Natanz, desde donde Teherán anunció en 2007 que se había incorporado al club de los capaces. países para producir combustible nuclear a escala industrial. El Centro de Tecnología Nuclear (INTC) de Isfahán es el complejo de investigación nuclear más grande de Irán y emplea aproximadamente a 3.000 científicos. Estados Unidos e Israel sospechan que sus instalaciones albergarán un programa secreto de investigación para la producción de armas atómicas, algo que Teherán no tiene. Irán asegura que su programa nuclear implica sanciones exclusivamente civiles. Este lugar fue anteriormente objetivo de ataques de Israel.

Respuesta militar

Israel había anunciado en varios foros esta semana que la ofensiva sin precedentes del régimen iraní la semana pasada en su territorio no encontraría una respuesta militar. El lanzamiento de centenares de artefactos sobre varias regiones israelíes ha planteado el peligro de una regionalización de la guerra abierta en octubre contra Gaza. La ofensiva de Teherán fue una respuesta al bombardeo perpetrado en Cabo por Israel contra el consulado iraní en Damasco (Siria) el pasado 1 de abril, en el que perdieron la vida 16 personas, entre ellas miembros de la Guardia Revolucionaria, uno de ellos el general Mohamed Reza Zahedi, el jefe del ejército en Quds -la rama regional de este ejército- en el Líbano.

Con el Primer Ministro Benjamín Netanyahu a la cabeza, Israel pasó varios días calibrando el tipo y la intensidad de su respuesta. En medio de las tensiones y dialécticas bélicas de ambos países, la presión internacional para evitar el diferendo crece desde hace tiempo esta semana. La OIEA ya había expresado su temor de que un posible ataque israelí afectara las instalaciones nucleares de Irán, según el máximo responsable de la institución, Rafael Grossi. Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra Irán, la industria de drones y el programa de misiles de ese país, en una ofensiva coordinada con el Reino Unido, que ha tomado medidas similares. La Unión Europea también ha anunciado que estudiará países masivos similares a Teherán.

Mientras que alrededor de 34.000 palestinos han muerto en Gaza desde que comenzó la guerra el 7 de octubre, continuando los ataques israelíes, según la agencia palestina Wafa. La guerra comenzó ese día con la masacre de Hamás, que dejó 1.200 personas desplazadas en territorio israelí.

El ejército israelí sigue hoy en el aire, el peso del movimiento de tropas en la zona de Franja, el anuncio de las incursiones semanales en Rafah. Esta ubicación al sur del enclave, frente a Egipto y donde se acercan cerca de millones y medio de milagros afectados por la crisis humanitaria, es la única que debe ser ocupada por las tropas israelíes. Netanyahu insiste en que esta operación es necesaria para alcanzar los dos objetivos esenciales de la guerra: alcanzar el nivel político y militar con Hamás y devolver a los 133 reyes, muchos de ellos muertos, que siguen a salvo.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_