sábado, abril 20

Industria concede a Stellantis una cuarta parte de las ayudas que solicitó para construir una gigafactoría de baterías | Economía

Stellantis, el grupo automovilístico que agrupa a marcas como las francesas Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall; las italianas Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Maserati y Abarth; o las americanas Jeep, Chrysler, Dodge y RAM, anunció ayer que presentará alegaciones ante el Ministerio de Industria por el resultado de las nuevas ayudas del PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado (VEC 2), vinculadas a los fondos europeos. El fabricante de vehículos solo ha recibido una cuarta parte de las subvenciones solicitadas para construir una gigafactoría de baterías para coches eléctricos en su planta de Figueruelas, en Zaragoza.

Stellantis recibió ayer con frialdad y cierta sorpresa la decisión del Ministerio de Industria sobre las ayudas. Según la resolución de subvenciones publicada ayer por el departamento que dirige el ministro Héctor Gómez, el grupo, que cuenta en España con fábricas en Vigo, Zaragoza y Madrid, recibirá 63,82 millones de euros de esta nueva línea de ayudas del PERTE VEC 2, lo que representa menos de una cuarta parte de los más de 319,5 millones de euros que había solicitado en total para los cuatro proyectos industriales presentados.

Industria hizo ayer públicas la resolución provisional de la segunda convocatoria de subvenciones del PERTE VEC 2 para siete proyectos. Stellantis recibiría 63,82 millones de euros para cuatro proyectos vinculados con las baterías, dos en Figueruelas, uno en Madrid y otro para Vigo. Pero el proyecto más importante es el de la gigafactoría en Zaragoza, bautizado como Antares, que solo ha recibido ayudas por 53,39 millones de euros sobre un presupuesto financiable de 266,9 millones de euros. La inversión vinculada a esta nueva gigafactoría superará los 3.000 millones de euros, según fuentes del sector. El resto de ayudas que recibirá la alianza automovilística, que fabrica en España el Opel Corsa en Figueruelas o el Peugeot 2008 en Vigo entre otros, se destinará a mejoras e instalación de una línea de montaje de baterías en las plantas de Madrid y Vigo.

La empresa está decidida a presentar alegaciones ante el Ministerio de Industria por la resolución de ayudas. Considera insuficientes las subvenciones ante la dimensión e importancia del proyecto presentado y las compara con las que han recibido otros grupos para proyectos similares, como los más de 200 millones de euros que el Gobierno concedió a Volkswagen para instalar la gigafactoría en Sagunto (Valencia), con una inversión asociada de casi 4.000 millones de euros. Una vez que Stellantis presente los recursos pertinentes el ministerio dispondrá de tres semanas para resolverlos. Así que la decisión final sobre la instalación de la gigafactoría de Stellantis debería conocerse antes de final de año.

El proyecto de construir una gran gigafactoría en el sur de Europa, de más de 40 gigavatios, es estratégico para el grupo italofrancoestadounidense. Una de las principales opciones pasa por construir la fábrica de baterías eléctricas junto a su factoría de Figueruelas (Zaragoza) con una inversión asociada cercana a los 3.000 millones de euros. Pero el conglomerado presidido por el portugués Carlos Tavares tiene pendiente decidir la ubicación final de esta planta de baterías. Como sucede en estos procesos su localización dependerá entre otras cuestiones del volumen de ayudas públicas que pueda obtener el grupo. Aunque Figueruelas cuenta con grandes posibilidades por su ubicación y porque el grupo es el principal productor de vehículos de la península ibérica, varios países se disputan este proyecto industrial y se está organizando una especie de subasta para atraer la fábrica de baterías como ocurrió anteriormente con la gigafactoría de Volkswagen en Sagunto o el proyecto para instalar una fábrica de Tesla en la Comunidad Valenciana.

La instalación de la gigafactoría en Figueruelas estaría también vinculada a la adjudicación de la plataforma de ensamblaje STLA Small, para vehículos eléctricos de tamaño pequeño y que estaría dotada con unos 560 millones por los que se optan a unos 100 millones de ayudas públicas. El Peugeot e-208 y el Lancia Ypsilon eléctrico se fabricarán en la factoría de Zaragoza a partir de 2025.

Además de las ayudas a Stellantis, el Ministerio de Industria ha publicado también tres nuevas subvenciones para otras tres empresas. Mobis Automotive Solutions, propiedad de Hyundai, recibirá 9,57 millones de euros para la inversión en una nueva planta de producción de baterías en Noáin (Navarra) que proveerá a los futuros vehículos de Volkswagen Navarra. Fragnor obtendrá 867.000 euros para un proyecto de recuperación de litio y cobalto a partir del reciclaje de baterías. Y Lithium Iberia recibirá 13,3 millones de euros para una planta de proceso para la fabricación de hidróxido de litio en Cáceres.

El ministro Héctor Gómez destacó ayer la “extraordinaria proactividad y colaboración” del sector de automoción en España, del que aseguró que está demostrando “a través de sus proyectos su voluntad para convertir a España como un hub de la movilidad europea”.

Mientras Stellantis espera la resolución final del Ministerio de Industria a sus alegaciones, el grupo anunció ayer la alianza con Samsung para invertir 3.200 millones de dólares en su segunda gigafactoría de baterías para coches eléctricos en Estados Unidos. El fabricante de automóviles francoitalianoestadounidense y el gigante tecnológico surcoreano ya están construyendo a una primera fábrica de baterías en Kokomo (Indiana), con una inversión estimada en 3.100 millones de dólares.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO