lunes, abril 22

Europa arrasa a Estados Unidos en el inicio de la Ryder Cup de Roma: un histórico 4-0 | Deportes

Tormenta azul en Roma. Cuatro de cuatro. Europa ha arrasado a Estados Unidos en el inicio de la Ryder Cup que se disputa en el Marco Simone Golf Club. Los golfistas europeos han vencido en la mañana de este viernes en los cuatro partidos por parejas en la modalidad de foursomes (golpes alternos de cada jugador con la misma bola), la especialidad que exige una mayor compenetración entre estrellas que están acostumbradas a nadar en solitario. No hubo opción alguna para Estados Unidos, que encajó una tunda de aúpa, un 4-0 inédito en la historia, un rosco en el marcador a la espera de los fourballs (cada jugador con su bola) de esta tarde. Jon Rahm y Tyrrell Hatton se impusieron por 4&3 (cuatro hoyos de ventaja con tres por jugarse) a Scottie Scheffler y Sam Burns, el mismo registro de Viktor Hovland y el novato Ludvig Aberg ante Max Homa y Brian Harman. Shane Lowry y Sepp Straka desmontaron también a Rickie Fowler y Collin Morikawa por 2&1, y Rory McIlroy y Tommy Fleetwood calcaron ese resultado frente a Xander Schauffele y Patrick Cantlay. La Ryder amaneció con una ronda de un golf bellísimo y los jugadores braceando para escapar de un rough salvaje.

La Ryder es otro mundo. Scheffler había doblegado a Rahm en la mayoría de duelos individuales en que los dos gigantes habían quedado emparejados en torneos del circuito americano este año. Pero una cosa es ir por libre y otro marchar en pareja. Y el dúo que formaron Rahm y Hatton era pura dinamita, la unión de dos golfistas muy pasionales, explosivos, justo lo que demanda esta competición única en el mundo del deporte. El invento fue un ciclón incontestable. Rahm embocó un putt curvado para enlazar el birdie en el hoyo 3 y situar uno arriba a Europa, cabeza que ya no abandonó. El vasco dejó por el camino una colección de golpes espectaculares, dignos de quien se siente un líder del conjunto europeo con solo 28 años y en su tercera participación en el torneo. El espíritu de Seve tiene poseído a Rahm. A ese bingo sumó un tirazo de salida en el par tres del 7 que tocó el palo de la bandera, al borde del hoyo en uno, y un chip que entró desde fuera de green en el 10 como un misil, cuando se le había ido la mano. La resistencia de Scheffler, el número uno mundial, era insuficiente, y el duelo desembocó en una cuesta abajo hasta el 4&3.

El campeón de la FedEx Cup, el mejor del curso en el PGA Tour, junto al debutante. Hovland y Aberg. El experimento le funcionó de maravilla a Europa, que encontró ahí una pareja solvente frente a la doble H, Homa y Harman. El caso de Abert es excepcional. A los 23 años, número 80 del mundo, solo pasaron 76 días desde que saltara a profesional hasta que el capitán Luke Donald le citara para esta Ryder de Roma. El chico fue entonándose en un choque muy movido que comandaron desde el arranque. Europa comenzó dos arriba en dos hoyos y entre los nueve primeros solo se firmó un empate entre los dos bandos. Hovland aparcó su frialdad, se lanzó a la caldera y cayó otro 4&3 para los locales.

Hasta Lowry y Straka, una pareja en teoría de menos vuelos, tiñeron de azul su partida ante dos piezas poderosas como Morikawa y Fowler, y McIlroy y Fleetwood tuvieron que roer otro hueso contra Schauffele y Cantlay. Los estadounidenses apretaron para arañar al menos medio punto, pero Europa resistió en ese último careo con un gran putt de Fleetwood en el 15, y un error de Schauffele, y un buen tiro de McIlroy a bandera en el 17. Era el broche para el 4-0.

En los fourballs de esta tarde, otros cuatro grandes duelos: Hovland y Hatton contra Thomas y Spieth; Rahm y Hojgaard contra Scheffler y Koepka; Rose y MacIntyre frente a Homa y Clark; y McIlroy y Fitzpatrick ante Morikawa y Schauffele.

Todos los resultados de la Ryder Cup de Roma.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.