sábado, abril 20

El Manchester aparta a Antony tras las denuncias de agresión de tres mujeres | Fútbol | Deportes

El Manchester United y Antony Matheus dos Santos han acordado congelar la relación. Después de que en la semana pasada tres mujeres denunciaran al jugador por abusos, el club y el brasileño han resuelto tomarse un tiempo para reestablecer plenamente la relación laboral. Antony, según un comunicado del club, dispondrá de un tiempo indefinido para atender sus problemas judiciales. No se ponen plazo para regresar a los entrenamientos.

“El Manchester United reconoce que existen acusaciones contra Antony”, reza el anuncio del club. “Está previsto que los jugadores que no han participado en partidos internacionales vuelvan a los entrenamientos este lunes. De todos modos, hemos acordado con Antony que retrasará su regreso hasta nueva orden para poder ocuparse de las acusaciones”.

“Como club condenamos cualquier acto de violencia y abuso”, concluyó el comunicado. “Reconocemos la importancia de salvaguardar a todos los implicados en estas situaciones y comprendemos el impacto que estas acusaciones tienen en sobrevivientes de abusos”.

La decisión fue firmada por el director ejecutivo, Richard Arnold, tras mantener una conversación con el entrenador Erik ten Hag. El técnico holandés fue el primer valedor del fichaje de Antony, con quien coincidió en el Ajax. El club inglés pagó un traspaso de 85 millones de libras esterlinas en el verano de 2022, algo que convierte a Antony en el futbolista más caro de la actual plantilla.

Antony, de 23 años, fue denunciado por tres mujeres por separado, incluyendo su exnovia, la DJ e influencer Gabriela Cavallin. Las acusaciones públicas y la subsiguiente investigación policial provocaron que el 5 de septiembre la federación de Brasil le obligara a abandonar la concentración, donde se hallaba para disputar partidos de clasificación para el Mundial de 2026.

Cavallin acusó a Antony de golpearla en la cabeza y en el pecho en un hotel de Manchester, el pasado 15 de enero. La mujer asegura que la agresión resultó en lesiones que precisaron de atención médica. “Mi relación con la señorita Gabriela fue tumultuosa, con ofensas verbales por parte de ambos, pero nunca hubo ninguna agresión física”, declaró el futbolista en un comunicado. “Confío en que la investigación policial demostrará la verdad sobre mi inocencia”.

Cavallin denunció a Antony en la comisaría de Defensa de la Mujer de Tatuapé, un distrito de San Pablo. Según el portal UOL, la mujer declaró que el jugador “cerró la puerta” impidiéndole salir, le sustrajo su pasaporte, le lanzó balones y teléfonos móviles y amenazó con suicidarse. “Decía que me iba a matar”, apuntó.

Otras dos presuntas víctimas, Ingrid Lana y Rayssa de Freitas, también acusaron al futbolista de agresiones machistas. Lana se remite a hechos ocurridos en Manchester en 2022. “Intentó tener una relación conmigo y yo no quise”, declaró. “Me empujó contra la pared y me golpeé la cabeza”. De Freitas interpuso una denuncia contra Antony ante la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de San Pablo, después de sufrir una agresión en San Pablo, en mayo de 2022.

“Espero volver”

ESPN informó de que el jugador, objeto de una investigación policial en Inglaterra y Brasil, seguirá cobrando su salario. Antony también publicó una declaración este domingo, informando de que la decisión de retrasar su regreso a los entrenamientos fue acordada con el club. “Quiero reiterar mi inocencia de todas las cosas por las que me han acusado”, dijo, “y cooperaré con la policía para ayudarlos a alcanzar la verdad. Espero volver a jugar tan pronto como sea posible”.

El Manchester United sabe lo que es deshacerse de un jugador por una denuncia de abusos. En enero de 2022, tras una denuncia formulada por su novia ante la policía local, Mason Greenwood, la joven promesa del equipo, fue arrestado y permaneció bajo vigilancia judicial. La novia aportó pruebas de una supuesta violación registrada en su teléfono móvil. La Justicia no concluyó que existiera delito. El club, sin embargo acabó por comunicarle a Greenwood que no volvería a ponerse la camiseta roja. Este verano le cedió al Getafe. Ocupaba el extremo derecho, la posición en la que le sustituyó Antony.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.