domingo, abril 14

El gasóleo estrena agosto superando la barrera de 1,5 euros por litro | Economía

Malas noticias para los conductores españoles. Como es habitual en verano, un periodo de fuerte demanda, los precios de los combustibles no dejan de escalar. Esta semana lo hacen con fuerza, anotándose la subida más fuerte del año, lo que supone que el gasóleo supera la barrera psicológica de los 1,5 euros por litro. Concretamente, según los datos del último Boletín Petrolero de la Unión Europea que se han difundido este jueves, el diésel se paga a una media de 1,502 euros. En el caso de la gasolina, más cara, el litro sale por 1,651 euros. Pese a ello, los importes no alcanzan los niveles de hace un año. Incluso contando con el descuento obligatorio de 20 céntimos por litro que entonces estaba vigente, repostar en el inicio de este agosto es más barato que 12 meses atrás.

Las medias que recoge la última estadística comunitaria significan que en una sola semana el gasóleo se ha encarecido un 2,5% y la gasolina lo ha hecho en un 2,2%. Son las subidas semanales más fuertes en mucho tiempo: hay que retroceder hasta octubre de 2022 para ver movimientos similares. Y es especialmente significativo en el caso del diésel porque este combustible estaba resistiendo hasta ahora mejor el alza de precios. Uno de los motivos que lo explican, según los expertos, es el aprovisionamiento que se hizo ante la entrada, el pasado febrero, de restricciones europeas a la importación de diésel desde Rusia. La ley que, en cambio, se ha cumplido inexorablemente es que la llegada de los desplazamientos estivales han subido los precios. Tanto gasolina como diésel encadenan ya cuatro semanas consecutivas encareciéndose.

Con los precios medios actuales, llenar un depósito mediano (55 litros) supone un desembolso de casi 91 euros para un coche de gasolina y de algo menos de 83 euros para uno de gasoil. Un año atrás se superaban los 93 euros en ambos tipos de combustible contando con la ayuda que impulsó el Gobierno. Es decir, la gasolina es ahora un 3% más barata y el diésel, un 11%. Si se miran los precios en origen (sin el descuento obligatorio) es más claro el cambio de coyuntura que ha experimentado el mercado: la gasolina está un 13% por debajo de los importes de la primera semana de agosto de 2022 y el gasoil es casi un 21% menos costoso que entonces.

Pese a la mejoría con respecto a 2022, el de este año es el segundo verano con los combustibles más caros de la historia, según los registros. Supera al de 2012, que marcaba la cima antes de que los cuellos de botella provocados por la pandemia, primero, y la guerra de Ucrania, después, llevaran el mercado del petróleo y sus derivados a territorio inexplorado. De hecho, hasta el año pasado el gasóleo nunca había superado el euro y medio por litro en la estadística europea, cuya serie histórica arranca en 1994. Y la gasolina apenas lo había hecho unas semanas precisamente durante la crisis de precios de 2012. El año pasado, ambos combustibles llegaron a superar los 2 euros por litro.

En la comparativa con el resto de la Unión Europea, España se mantiene en la parte media de la tabla. Es el decimotercer país con la gasolina más cara entre los Veintisiete y el importe medio está tanto por debajo de la media de la UE (1,789 euros por litro) como de la eurozona (1,847 euros). El importe del diésel lo superan hasta 20 países comunitarios, y de nuevo está por debajo de la media europea (1,642 euros) y de la de los socios de la moneda única (1,675 euros). Países Bajos (2,052 euros) marca el techo comunitario de la gasolina mientras que Bulgaria (1,328 euros) tiene los surtidores más económicos. En el caso del gasóleo, los extremos de precios los ocupan Suecia (2,015 euros) y Malta (1,210 euros).

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO