jueves, junio 13

El Celta despide a Santi Mina | Deportes

Santi Mina ya no es jugador del Celta. El club gallego ha decidido rescindir de manera unilateral el contrato que le vinculaba con el futbolista, sobre el que pesa una condena de cuatro años de prisión por abuso sexual sobre la que todo apunta que tendrá que definirse el Tribunal Supremo. El Celta advierte en un comunicado que cuenta “con el decidido respaldo de LaLiga” para tomar esta decisión. “Los valores del Celta están por encima de todo y el club los defendería hasta las últimas consecuencias, incluidas las repercusiones que pudiera tener en la planificación deportiva”, explica el club celeste, que podría ver rebajada su disponibilidad económica para reforzar la plantilla en función de cómo se sustancie este asunto.

El despido llevará a ambas partes, presumiblemente, a un acto de conciliación y tratar de buscar ahí un acuerdo para resolver un contrato al que le restaba un año de duración. El jugador, condenado por abuso sexual tras unos hechos sucedidos en Mojácar (Almería) en el verano de 2017, firmó ese vínculo dos años después, cuando regresó a Vigo tras un periplo en el Valencia. Entonces ya estaba inmerso en un proceso judicial que acabó en condena. Cuando ésta fue firme por parte de un tribunal de Almería, el presidente Carlos Mouriño reconoció que esa decisión fue equivocada.

Mina dejó entonces, en mayo de 2022, de jugar en el Celta. Y ese verano el club llegó a un acuerdo con el Al Shabab árabe para que el futbolista jugase allí durante la pasada temporada. Mientras tanto el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía estudiaba un recurso que rebajó la indemnización económica a la víctima, pero mantuvo la pena de prisión sobre la que ahora deberá definirse, en última instancia, el Tribunal Supremo.

El club vigués asegura que ha analizado “minuciosamente” las distintas alternativas jurídicas disponibles. “El Celta es un club centenario nacido de un acto de ejemplar generosidad y a lo largo de su historia ha demostrado en infinidad de ocasiones su inquebrantable compromiso con la sociedad y la defensa de unos valores que ya son seña de identidad del club”, explica en su comunicado. Desde hace casi un mes el futbolista entrenaba al margen del equipo en la ciudad deportiva mientras no cristalizaban todas las opciones para que saliese cedido de nuevo. Pero al final llegó el despido.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.