sábado, abril 20

Digi mejora un 31% sus ingresos hasta junio tras alcanzar los 5,7 millones de clientes | Economía

La filial española del operador rumano Digi registró unos ingresos de 299,7 millones de euros en el primer semestre de 2023, lo que supone una mejora del 30,9% respecto al mismo periodo del año anterior, y el 37% de los ingresos totales del grupo. La compañía alcanzó a 30 de junio pasado los 5,7 millones de clientes, tras sumar 434.000 en el primer semestre de este año y 1,4 millones en el último año, lo que supone un aumento del 33%.

El operador de telecomunicaciones low cost obtuvo un beneficio bruto de explotación (Ebitda) en los seis primeros meses de 56 millones de euros, un 76% más que en el mismo periodo del año anterior. El beneficio operativo alcanzó los 159,4 millones de euros hasta junio, un 9,3% más, según los resultados presentados este lunes por el grupo rumano Digi Communications al que pertenece la filial española, de la que no se desagrega el resultado neto.

Del total de clientes, 4,3 millones cuentan con servicio de telefonía móvil (251.000 más que a comienzos de año), más de 1,1 millones están suscritos a la fibra (aumenta en 139.000), mientras que más de 364.000 cuentan con telefonía fija (crece en 44.000). En el último año, la base de clientes de fibra ha aumentado un 69% y la de móvil un 25,2%.

La mayor parte de estos nuevos clientes provienen de la captación de líneas de otros operadores rivales, a los que ha arrebatado medio millón de usuarios en la primera mitad del año por el procedimiento de la portabilidad, que permite cambiar de compañía conservando el número. No obstante, el ingreso medio por abonado se ha situado en 9,4 euros mensuales, frente a los 9,5 euros de hace un año y muy lejos del de sus rivales (Movistar, Orange, Vodafona y MásMóvil), debido a las bajas tarifas y al gran peso que tienen aún los abonados de telefonía móvil frente a los paquetes convergentes de banda ancha y telefonía fija y móvil.

Digi reporta unos gastos de explotación de 242,9 millones de euros en el primer semestre, una subida del 23,7% debido a la expansión del negocio de telefonía móvil –prestado a través de la red de Movistar- y el despliegue de la red propia de fibra óptica. En el segundo trimestre, los ingresos crecieron un 32,3% respecto al mismo periodo del año anterior hasta los 156,4 millones de euros. El Ebitda ajustado aumentó un 8% hasta los 117,6 millones de euros.

Por otro lado, la empresa contrató a más de 1.000 profesionales en el primer semestre, por lo que ya cuenta con más de 7.000 profesionales directos, entre los que se encuentra personal de infraestructura para el despliegue de su propia red de fibra o su call center propio.

En cuanto al grupo, cuyas principales operaciones se concentran en Rumania y España, los ingresos ascendieron a 809,3 millones de euros en el primer semestre, un 13% más, y el beneficio neto se desplomó hasta los 26,8 millones respecto a los 349.9 millones registrados en los seis primeros meses de 2022, cuando se contabilizaron las plusvalías por la venta de la filial húngara. Sin extraordinarios, el resultado neto cayó un 12,7%.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO