martes, mayo 28

Bruselas impulsará la industria armamentista con accesorios, arsenales compatibles y archivos de emergencia | Internacional

La Unión Europea avanza para blindarse y armarse. Tendrá que incrementar los programas de compra de armas a empresas europeas, enriqueciendo los arsenales de los estados miembros con armas compatibles con el resto de las sociedades y con el establecimiento de archivos estratégicos de componentes básicos —financiados con fondos europeos— que sirvan de base para Suministro urgente en caso de crisis. La nueva estrategia europea de defensa de la UE busca apoyar una central de compras conjunta, cuyos socios incrementen los pedidos por este canal y que en 2035 hasta la mitad de las compras de defensa (en valor de mercado) lleguen a empresas europeas, según el estratega, que encendió EL PAÍS.

Bruselas también pedirá a los estados miembros y al Banco Europeo de Inversiones (BEI) que cambien sus reglas para permitir la financiación de empresas que distribuyen armas y municiones, según el último plan de la Comisión Europea. La estrategia también incluye la integración paulina de la industria de defensa ucraniana en los programas europeos y planes de contingencia que permitirán al proyecto comunitario reivindicar la industria priorizando la producción de determinados productos en caso de necesidades urgentes de distribución.

La guerra de Rusia contra Ucrania fue una llamada de atención para la UE, que abandonó un continente en crisis, con una guerra abierta y una industria de defensa descuidada durante años. Los integrantes han externalizado la seguridad al Paraguay de la OTAN —22 de los 27 estados miembros están afiliados a la organización militar— y, por tanto, de Estados Unidos, con una inversión limitada y muchas compras fuera del club comunitario.

Con la invasión a gran escala lanzada por Vladímir Putin, los Veintisiete han ido quemando etapas: envió armas a Kiev y las subió a un fondo europeo, lanzó una misión de entrenamiento para tropas ucranianas y envió armas cada vez más potentes. Ahora, cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, no pidió descartar ninguna opción —incluido el envío de tropas a Ucrania, posibilidad a la que otros tan poderosos como EE UU o Alemania han cerrado la puerta—, muchos apuntan a la capacidad real de la UE. La UE y su industria garantizarán al ministro en caso de desastre. Bruselas busca fortalecer esta industria.

“No se puede descartar una escalada al nivel regional y global”, afirma el gobernador de la estrategia, que incluye un reglamento y un plan de reversión y que se presentará previsiblemente la próxima semana y que también habla de cambios híbridos, con ciberataques, sabotajes y piratería de infraestructuras y activos esenciales. “Los acontecimientos geopolíticos apuntan a la necesidad imperativa de que Europa contrate a un alcalde responsable de su propia seguridad y se prepare para abordar eficazmente todo el espectro de amenazas que enfrenta”, continúa. Y adquirir preparación defensiva requiere revertir masivamente las capacidades de defensa.

Poco margen presupuestario

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La estrategia incluye medidas ambiciosas, pero de momento el plan financiero tiene poco margen en un contexto de presunciones ajustadas y definitivas de la legislatura. Bruselas busca dónde registrar fondos. De momento, se pueden disponer de unos 1.500 millones reciclados procedentes de otros partidos, según fuentes comunitarias.

En 2022, el gas de defensa de Veintisiete ha aumentado por octavo año consecutivo hasta los 240.000 millones de euros, según la estrategia. Pero el 78% de las adquisiciones de defensa desde el inicio de la guerra hasta junio de 2023 se adjudicaron a empresas respaldadas por la UE. Además, en los últimos años se entendía que los estados miembros debían gastar el 35% del equipamiento necesario en compras combinadas, sólo si se sumaba el 18%.

Bruselas quiere volver ahora y utilizar el mismo sistema que adoptó para adquirir vacunas contra la covid-19: contratos más grandes que garanticen el mejor precio, pero que también ayuden a la industria a planificar los contratos. «Los tiempos de guerra de alta intensidad/degradación requieren la capacidad de producir en masa, más rápidamente y junto con los europeos, un gran conjunto de equipos de defensa, como municiones, drones y sistemas portátiles de defensa aérea», dice la estrategia, que habla de pasar de la “respuesta de emergencia a la preparación”. Además, invertir juntos «compensa los costes financieros», afirma la estrategia, ultimada por el alto representante de Política Exterior y Seguridad, Josep Borrell, y el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, responsable de la industria de defensa.

Bruselas creará un nuevo organismo, el Consejo de Preparación Industrial de Defensa, y dependerá de los programas de financiación de la UE para “proyectos emblemáticos relevantes”, sectores industriales que deberán fortalecerse, capacidades de defensa que deberán industrializarse y cuchillos críticos que obstaculizan la seguridad del gobierno.

El plan también impulsará el hecho de que los equipos de defensa que forman parte de los Estados miembros puedan ser «interoperables» e «intercambiables» entre sí y con los «socios estratégicos», que estarán sujetos a los mismos estándares (aquellos que se asemejan a los arsenales y armas europeas) ) y tienen certificaciones comunes o al menos reconocidas en la UE. Hasta ahora, en varios estados se encuentran numerosos modelos de armas, municiones y tecnologías similares que dificultan esta asimilación.

Además, la Comisión creará un instrumento, el llamado Programa Europeo de Armamento, que permitirá a los estados miembros tener más financiación para compras combinadas y estandarización y estará exento del IVA. También podrá emitir bonificaciones para garantizar el plan de financiación a gran escala de los programas de armas.

El Reglamento comunitario creará un catálogo de material de defensa de productos fabricados en la UE para compras combinadas, pero también bilaterales y también abre la posibilidad de financiar «cantidades adicionales» de material para crear una «reserva estratégica» que estará rápidamente disponible.

Medicamentos para mover la industria civil

En esta Europa ciega y reforzada, Bruselas quiere conocer el encanto externo y la importancia de apuntar al sector militar de una UE que ha sido una nación como proyecto de paz. Por lo tanto, el club comunitario explorará medios para mover rápidamente las líneas de producción de la industria civil con fines de producción de defensa y garantizar la mano de obra calificada en todo tipo de escenarios.

La nueva estrategia también busca facilitar el acceso a la financiación. La industria de la defensa se enfrenta a serias barreras para acceder a esto, especialmente a la privacidad debido a los riesgos que implica y la idea –que plantea la Comisión– de no estar dentro de unas finanzas sostenibles. Bruselas creará una red de inversores dispuestos a participar en el sector de la defensa y apoyar a los inversores, según el documento consultado por este diario.

El plan también busca romper otros tabúes importantes: el que impide al BEI, conocido como banco del clima, financiar empresas que lancen armas y municiones letales. «La actual política crediticia del Grupo BEI representa un obstáculo importante en el desarrollo de instrumentos de ayuda en el sector», dice la estrategia. «Es necesario modificarlo», sigue el texto, que afirma que esta modificación «tendrá efectos positivos en cascada» porque dará una señal positiva al mercado. La medicina no será fácil. Varios estados miembros, entre ellos, Alemania, se niegan a cambiar las normas del BEI para abrir esa puerta, algo que agrada a algunas personas dentro de las instituciones comunitarias, entre ellas el BEI, que tienen que ver con la financiación material de defensa que acabará fuera de la UE. y envuelto en otros conflictos.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_