jueves, junio 13

Sergio Rico recibe el alta: “Quiero recuperarme y volver a jugar al fútbol” | Deportes

El portero sevillano del Paris Saint-Germain, Sergio Rico, ha recibido este viernes el alta hospitalaria tras permanecer ingresado en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla después un accidente con un caballo en la romería de El Rocío (Huelva) el 28 de mayo. A consecuencia del percance, Sergio Rico sufrió graves lesiones que lo llevaron a permanecer cinco semanas en la UCI del hospital. Posteriormente, pasó a planta con atención médica y cuidados de enfermería. “He salido, gracias a Dios”, han sido las primeras palabras del portero después de recibir el alta y ante los medios de comunicación que lo esperaban a la salida del hospital. “El cerebro dicen que es inteligente y borra este tipo de sucesos. Ha sido un sueño. Me desperté en el hospital y gracias a Dios he salido”, reiteraba el guardameta. “Espero estar disponible dentro de poco, recuperarme y volver al fútbol”, admitió el portero del PSG.

Acompañado por su esposa, Alba Silva, y recibido con aplausos por la gente que estaba en el centro hospitalario, el meta envió un mensaje de agradecimiento. “Me siento muy emocionado, muy feliz y dando gracias. Doy gracias a mi mujer, a mi familia, a todos los que han estado aquí y a los que han gastado un minuto de su tiempo para enviarme un mensaje. Mi mujer ha pasado 20 horas diarias conmigo. Estoy muy agradecido y sin su apoyo no habría sido posible”, añadía, acompañado en todo momento por su pareja. Sergio Rico, visiblemente más delgado, salió por su propio pie del hospital y ahora seguirá con su recuperación ya en casa. El aneurisma no está controlado del todo y el futbolista necesita algunos meses más de tranquilidad y tratamiento. “Agradezco también el apoyo de mi club, el París, así como de todos mis compañeros y los gestos que ha tenido el Sevilla y su afición. Soy sevillista y he seguido al equipo, Ojalá pueda volver a jugar en el Sevilla alguna vez”, aclaró.

El guardameta sevillano ha estado ingresado 83 días, de los que 37 estuvo bajo vigilancia las 24 horas del día en la Unidad de Cuidados Intensivos hasta que el cuatro de julio pasó a planta con atención médica y cuidados de enfermería. Según testigos del suceso ocurrido en El Rocío, el caballo que montaba se puso nervioso al paso de un coche de caballos, el meta se cayó al suelo y fue pisado por el animal, que además le propinó varias patadas en la cabeza.

El portero, de 29 años y formado en la cantera del Sevilla, en cuyo primer equipo estuvo desde la temporada 2014-15 a la 2018-19, estaba el 27 de mayo convocado por el equipo francés para el penúltimo partido de la Liga gala, que jugaba en Estrasburgo, donde el PSG empató a uno y se proclamó campeón del torneo. Tras ese partido, se trasladó a la aldea de El Rocío, donde tuvo el accidente por el que fue evacuado el domingo 28 de mayo al hospital sevillano y donde permaneció desde entonces.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.