lunes, abril 22

Roger Craig, maestro de un lanzamiento que definió una era, muere a los 93 años

Roger Craig, quien lanzó o dirigió cinco Series Mundiales y cambió la cara del pitcheo en la década de 1980 como un gurú de la bola rápida con los dedos separados, murió el domingo. Tenía 93 años.

Su familia dijo que la muerte ocurrió después de una breve enfermedad, según un portavoz de los Gigantes de San Francisco, un equipo que Craig dirigió durante ocho temporadas, llevándolos al banderín de la Liga Nacional en 1989. Un miembro de la familia dijo que Craig murió en San Diego, un dijo el portavoz del equipo a The Associated Press.

Para algunos, Craig era una figura del béisbol: fue el lanzador abridor de los Dodgers en su último partido antes de mudarse de Brooklyn a Los Ángeles, y cinco años después, en 1962, lanzó el primer lanzamiento de platos en la historia. Fue un perdedor en ambas ocasiones. Perdió 24 juegos, luego 22 para los terribles Mets en sus dos primeras temporadas, incluidos 18 seguidos en 1963. Pero tuvo sus momentos cuando estaba respaldado por buenas alineaciones.

Un diestro larguirucho de 6 pies 4 pulgadas que a menudo se destacaba por tener un parecido notable con el presidente Lyndon B. Johnson, Craig comenzó tres Series Mundiales para los Dodgers en la década de 1950 y otra con los St. Louis Cardinals en 1964 Liderando a los Gigantes hasta el banderín de la Liga Nacional de 1989, imploró a sus jugadores que se animaran unos a otros con el mantra «Humm baby» y enseñó a sus lanzadores a lanzar la bola rápida con los dedos separados.

Craig difundió el evangelio del split, lanzado con el mismo movimiento que una bola rápida tradicional pero capaz de confundir a los bateadores porque el lanzador agarraba la pelota de béisbol con los dedos índice y medio bien separados y paralelos a las costuras en lugar de cruzarlos.

«El dedo partido es, simplemente, una bola rápida a la que le das un giro adicional para que caiga frente al bateador tan rápido que no sabe a dónde va», explicó Craig en una entrevista de 1988 con Playboy. . «Cada lanzador con un cerebro que quiere quedarse quiere aprenderlo».

Como entrenador de lanzadores de los Tigres de Detroit, Craig le enseñó a lanzar al lanzador derecho Jack Morris, quien ayudó a impulsar al equipo al campeonato de la Serie Mundial de 1984 y fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol en 2018. ..

Después de dejar a los Tigres sin cumplir con sus demandas salariales, Craig le enseñó la recta con dos dedos al lanzador derecho de los Astros de Houston, Mike Scott, quien le había pedido su consejo. scott fue para ganar el premio Cy Young de la Liga Nacional de 1986. Como dijo una vez Scott, «Dios bendiga a Roger Craig».

«Todo el mundo lanzaba ese lanzamiento», dijo Mike Scioscia, quien fue receptor de los Dodgers en la década de 1980 y luego dirigió a los Angelinos, a The Associated Press en 2011. «Era el lanzamiento de los años 80, todo como el terreno de los 60 era un deslizador .

Roger Lee Craig nació el 17 de febrero de 1930 en Durham, Carolina del Norte, uno de los 10 hijos de John y la abuela Craig. Su padre era vendedor de zapatos. Fue descubierto por un cazatalentos de tiempo parcial para los Dodgers mientras lanzaba en la escuela secundaria, luego firmó por el equipo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en 1950. Después de lanzar en el sistema de ligas menores de los Dodgers y servir en el ejército, Craig hizo su debut para Brooklyn. en julio de 1955.

Tuvo marca de 5-3 en 21 juegos, incluidas 10 aperturas, luego derrotó a los Yankees en el Juego 5 de lo que se convirtió en la única Serie Mundial que ganaría un equipo de Brooklyn. Volvió a lanzar para los Dodgers en la Serie Mundial de 1956, perdiendo en el Juego 3 de la serie de siete juegos de los Yankees.

Como lanzador de recta al principio de su carrera, Craig desarrolló problemas en el brazo que atribuyó a lanzar en clima frío y húmedo como titular el 29 de septiembre de 1957, en el estadio Connie Mack de los Filis de Filadelfia, durante el último partido jugado por los Dodgers antes Moviente. en Los Ángeles.

Craig volvió a las menores durante gran parte de 1958 y parte de la temporada de 1959 mientras se recuperaba de su lesión. Nunca recuperó la velocidad de su recta, pero cuando regresó definitivamente a los Dodgers en 1959, se concentró en adelantarse a los bateadores en el conteo. Ese año, reavivó su carrera como lanzador de control y tuvo su mejor temporada en las Grandes Ligas, registrando un Récord de 11-5 mientras lideraba la Liga Nacional en blanqueadas, con cuatro, cuando los Dodgers ganaron su primer banderín en Los Ángeles. Fue titular dos veces en la Serie Mundial contra los Medias Blancas de Chicago, con derrota y sin decisión en un juego ganado por los Dodgers, que ganaron la Serie en seis juegos.

Craig lanzó mayormente como relevista antes de ser elegido por los Mets como la tercera selección en el draft de expansión de octubre de 1961, después del receptor abierto Hobie Landrith y el jugador de cuadro Elio Chacón. Fue la sexta selección general desde que los Mets alternaron con Houston, el otro equipo nuevo, en el orden del draft.

Los Mets cambiaron a Craig a los Cardinals antes de la temporada de 1964, y ganó el Juego 4 de la Serie Mundial como relevista cuando St. Louis derrotó a los Yankees en siete juegos. Luego lanzó para los Cincinnati Reds y Phillies y terminó su carrera con un récord de 74-98.

Craig comenzó a enseñar la bola rápida con dos dedos, una variación de un lanzamiento de baja velocidad llamado forkball, cuando entrenó a los Padres de San Diego en 1978 y 1979. El futuro relevista del Salón de la Fama Bruce Sutter, había usado el campo durante varios años con el Cachorros de Chicago, habiéndolo aprendido de su entrenador viajero, Fred Martin, cuando estaba en las menores. Aunque Craig no «descubrió» el dedo partido, demostró ser particularmente bueno enseñándolo.

Después de cinco años como entrenador de los Tigres, Craig se convirtió en entrenador de los Gigantes con 18 juegos restantes en la temporada de 1985 y permaneció con el equipo durante siete años más. Le point culminant de son mandat a eu lieu en 1989, lorsque les Giants ont remporté un fanion de la NL pour la première fois depuis 1962, bien qu’ils aient été balayés par l’Oakland Athletics lors d’une série mondiale retardée par un terremoto. Se retiró después de la temporada de 1992 y pasó un tiempo en su rancho del sur de California en Borrego Springs en sus últimos años.

La bola rápida de dedo dividido siguió siendo parte del arsenal de lanzadores en los años posteriores al retiro de Craig, pero su popularidad disminuyó gradualmente debido a los temores de que pudiera ejercer una presión indebida sobre el brazo de un lanzador.

«Hemos perdido a un miembro legendario de nuestra familia de los Gigantes», dijo el gerente general de los Gigantes, Larry Baer, ​​en un comunicado. «Roger fue querido por jugadores, entrenadores, personal de recepción y fanáticos por igual. Fue una figura paterna para muchos y su optimismo y sabiduría lo llevaron a algunas de las temporadas más memorables de nuestra historia».

Le sobreviven su esposa, Carolyn; tres hijas, Sherri Paschelke, Teresa Hanvey y Vikki Dancan; un hijo, Roger hijo; siete nietos; y 14 bisnietos, dijeron los Gigantes.

Mirando hacia atrás en su carrera, Craig compartió recuerdos irónicos de los lanzamientos de los Mets de Casey Stengel.

Como le dijo a CBS Sports en 2013, Stengel le diría más o menos lo siguiente: «Sr. Craig, sé que hoy lanzó nueve entradas y no volverá a lanzar en cuatro días, pero no lance entre aperturas». por si llegamos temprano. Puede que necesite que lances una entrada o dos.