jueves, junio 13

Reseñas | Rompamos el proceso de admisión a la universidad

En unos días o semanas, el Tribunal Supremo se pronunciará sobre el futuro de la discriminación positiva en la educación superior. Si las cosas van según lo planeado, los conservadores se alegrarán cuando estas políticas se reviertan, y los progresistas se lamentarán.

Pero tal vez todos podamos usar este momento para reimaginar el proceso de admisión a la universidad en sí mismo, que se ha convertido en una de las instituciones más destructivas de la sociedad estadounidense.

La era moderna de las admisiones universitarias se inició hace más de medio siglo con las mejores intenciones del mundo: convertir las escuelas de posgrado para el establecimiento protestante en fábricas de talentos para todos los interesados. Pero, al final, las universidades de élite simplemente intercambiaron una élite privilegiada por otra. Hoy en día, no necesita líneas que se remontan al Mayflower para tener una oportunidad decente de ingresar a una escuela de élite, pero sí necesita nacer en una familia con los recursos para hacer grandes inversiones en su educación.

En 2017, una investigación realizada por Raj Chetty encontró que los estudiantes las familias en el 1% superior tenían 77 veces más probabilidades de ser admitidas en la Ivy League que los estudiantes de familias que ganan menos de $30,000 al año. Ese año, los estudiantes del quintil superior de ingresos eran 16 veces más numerosos en la Universidad de Carolina del Norte, una escuela pública, que los estudiantes del quintil inferior.

Ahora tenemos industrias enteras que ven asistir a una escuela de élite como un indicador de si deben contratarlo o no. Así, las jerarquías construidas por los comités de admisiones se replican en toda la empresa. Estados Unidos se ha convertido en una nación en la que las pocas élites educadas se casan, envían a sus hijos a las mismas escuelas exclusivas, se mudan a los mismos barrios ricos y transmiten un poder económico y cultural desproporcionado de generación en generación: la clase meritocrática brahmán.

Y, como Michael Sandel de Harvard argumentóla cultura meritocrática les da a los “ganadores” la ilusión de que este mecanismo de clasificación es justo e inevitable y que han ganado todo lo que tienen.

Y luego nos sentamos a preguntarnos por qué los populistas trumpianos se rebelan.

Peor aún, este sistema se basa en una definición de «mérito» que es completamente loca. ¿En qué mundo sensato clasificamos a las personas, a menudo de por vida, en función de su capacidad para complacer a los maestros de 15 a 18 años?

En 2018, el psicólogo organizacional Adam Grant escribió un poderoso ensayo para The Times señalando que “la excelencia académica no es un buen predictor de la excelencia profesional. En todas las industrias, la investigación muestra que la correlación entre las calificaciones y el desempeño laboral es modesta en el primer año después de la universidad e insignificante dentro de unos años.

Podríamos haber optado por clasificar a las personas en función de la creatividad, la generosidad o la resiliencia. Podríamos haber optado por promover a los estudiantes apasionados por una materia pero rezagados en otras materias (así es como funciona el éxito en la vida real). Pero en lugar de eso, hemos creado esta olla a presión académica que perjudica aún más a las personas del tipo equivocado de familia y deja incluso a los ganadores heterosexuales estresados, deprimidos y agotados.

Durante las últimas décadas, Richard D. Kahlenberg, autor de «El remedio: clase, raza y acción afirmativa», ha argumentado que debemos reemplazar el sistema de acción afirmativa basado en la raza por un sistema basado en la clase.

Su propuesta, de dar preferencia a los solicitantes de familias económicamente desfavorecidas, remediaría una desigualdad fundamental en la sociedad. como Kahlenberg escrito en The Economist en 2018, la investigación en ciencias sociales «descubre que hoy en día, estar en desventaja económica en Estados Unidos es una barrera siete veces mayor para el éxito de los estudiantes que la raza».

Además, continúa, si estructura correctamente los programas, puede ayudar a los pobres y a la clase media y, al mismo tiempo, corregir las desigualdades que históricamente se han infligido a los afroamericanos. Escribiendo en disidencia este añoKahlenberg, testigo experto de los demandantes en el caso para dejar sin efecto la acción afirmativa, describe un ejercicio que hizo con el economista de Duke Peter Arcidiacono. Con base en datos de Harvard y la Universidad de Carolina del Norte, crearon un modelo de admisión que pondría fin a las preferencias raciales y de niños de los profesores y ex alumnos, pero impulsaría a los solicitantes de familias pobres y vecindarios desfavorecidos.

En Harvard, bajo este modelo, la proporción de estudiantes afroamericanos, hispanos y otras minorías subrepresentadas aumentaría, y la proporción de estudiantes de primera generación se triplicaría con creces.

El caso de la propuesta de Kahlenberg se fortalece cada año. Si la Corte Suprema descarta las preferencias raciales, se vuelve abrumador.

Tal vez este podría ser un momento en el que finalmente demos un paso atrás y reconozcamos que la meritocracia de élite se ha ido de las manos. Es ridículo que hayamos construido una cultura en la que la gente hace finas distinciones de estatus entre Princeton, Northwestern y Penn State como si fueran cortesanos del siglo XVIII discutiendo sobre qué familia aristocrática tiene el mejor nombre.

Es ridículo que hayamos construido un sistema que sobrevalora el tipo de habilidades tecnocráticas que cultivan estas universidades y menosprecia las habilidades sociales y morales que cualquier sociedad sana debería valorar más.

Es triste que hayamos pasado décadas tratando de construir una clase dominante más representativa, pero terminamos con una élite educada que no sabe mucho sobre el resto de Estados Unidos y no parece particularmente más competente que las élites que lo precedieron.

Si SCOTUS arranca el vendaje de acción afirmativa, tal vez podamos tratar las lesiones subyacentes.