domingo, abril 14

‘Perro sanxe’ inmortal, el pucherazo de Correos y Ayuso como Judas: los memes ganaron tras el 23J | Tecnología

Pasó la campaña electoral y también las elecciones. Dos semanas que han parecido meses, quizás porque detrás de las pantallas los españoles no han parado de ver memes sobre política. De hecho, las redes nunca han tenido un papel tan relevante a la hora de hacer llegar contenidos, y también desinformación, a los usuarios. Tal es la importancia e influencia de los memes en la cultura popular que, como recordó el presidente en funciones, Pedro Sánchez, en su entrevista —viral— con La Pija y la Quinqui, la Biblioteca Nacional viene recopilando desde hace ya una década un patrimonio documental de memes, una colección que sus jóvenes entrevistadores han definido como “la Alejandría” de la generación Z.

Las elecciones ya fueron, pero los memes se quedaron. En realidad, no sería exagerado decir que evolucionaron. Todos los temas más o menos polémicos y graciosos que dieron que hablar durante la campaña —los pronósticos del CIS de Tezanos, la presunta manipulación del voto por correo, “que te vote Txapote” o la última batalla de un moribundo Pedro Sánchez— han encontrado su momento de revancha en la resaca electoral. El 2023 quizás pasará a la historia como el año del “perro sanxe”, aunque no se puede descartar que en los próximos meses Ayuso lleve a cabo la conjura política que los tuiteros vienen vaticinando desde el domingo y se corone como protagonista de las redes. En este caso, más que Sánchez o Feijóo, estas elecciones parecen haberla ganado los memes.

El perro que tiene más vidas que un gato

Los resultados de las municipales y autonómicas lo daban por derrotado. Las encuestas parecían confirmarlo. Pedro Sánchez iba a perder las elecciones y los tuiteros estaban preparados. Un meme retrataba la incertidumbre del votante de izquierda: una carpeta con los “documentos para salir del país” en caso de victoria del bloque de derecha u otra llena de “memes por si ganara la izquierda”. Ha tocado la segunda. Una vez que el conteo ha dejado claro que Sánchez iba a salir vivo también de esta, las redes se han inundado de fotos y vídeos del presidente celebrando. Incluso Dios — una cuenta de Twitter con más de 600.000 usuarios— se preguntó cómo hace Pedro Sánchez para resucitar tantas veces. “Perrosanxe, el único perro con más vidas que un gato”, comentó más de un usuario el domingo.

El éxito del socialista en redes no es una sorpresa. De hecho, los memes que le tienen como protagonista han sido una de las grandes revelaciones durante la campaña electoral, después de que la izquierda y el mismo Pedro Sánchez se apropiaran del apodo “perro sanxe”, con el cual la derecha llevaba tiempo insultándole. Es altamente improbable que alguien no se haya topado —ya sea en Instagram, Twitter o porque un amigo o familiar se lo haya reenviado por WhatsApp— con el meme del perro vestido con traje y corbata que dice “más sabe el perro sanxe por perro que por sanxe”.

Su autor es Manuel Lardín, un joven de 21 años de Córdoba que estudia idiomas, nunca pensó que su broma iba a llegar tan lejos. “No le puse marca de agua porque creo que los memes son de todos. Hoy comparten el mío, mañana yo haré lo mismo con otro. Las redes funcionan así”, explica por teléfono. “Pero bueno, después de ver que lo empezó a usar el PSOE y que incluso Sánchez lo vio, igual me hubiera gustado recibir un poco de crédito. ¡Le hice la campaña! Al menos entre los jóvenes”, bromea. No le falta razón totalmente. Se ha demostrado que los memes pueden circular por redes más rápido que otros contenidos, incluso que las noticias o los tuits de los políticos, y que permiten un acercamiento rápido al electorado. Su mensaje cuela mejor, sobre todo si viene cargado de ironía.

El pucherazo para el pueblo de Correos

No todos los héroes llevan capa. Algunos van vestidos de azul y amarillo y arrastran un carrito lleno de papeletas. Se trata de los trabajadores de Correos, que han obtenido su revancha en las redes de mano del anónimo @VictorEleDe, autor de la “Operación Pucherazo”, una serie de vídeos virales con doblajes falsos que hacen sátira da la teoría de la conspiración que han difundido desde el bloque de derechas sobre el voto por correo. Su creador —un sevillano de 42 años que prefiere no revelar su nombre— ha editado unos antiguos vídeos que enseñan a los trabajadores de Correos en tareas del día a día, y a través de una voz artificial ha recreado la historia del supuesto pucherazo. “En cuanto la derecha ha empezado con el bulo del fraude, me vino la idea de hacer algo. Lo que decían era una parodia ya de por sí, pero me pareció bien destacar lo grotesco que era todo”, explica su autor.

“Aquí es donde cogemos todos los votos del PP que hay que quemar”, explica en uno de los vídeos un trabajador de Correos a dos empleados recién aterrizados en la oficina. Aprovecha para presentarles a Manolita, que es “cinturón negro de mechero”. “¿Primera quema de votos?”, pregunta la veterana a una novata. “Sí, primera vez”, confirma ella con una sonrisa de oreja a oreja. “Soy Laica, como la perra comunista, y de mi zona no va a llegar ni un puto voto del PP”, asegura la cartera protagonista de la segunda entrega de la serie, que acumula 187.000 visualizaciones y más de 800 retuits desde que fue publicado, unos días antes de las elecciones. “Ya no es por mi condición de cartera comprometida con la clase obrera. Me jode darle la razón a los fachas, pero es cierto. Todo esto es una conspiración mundial organizada por la Agenda 2030, Seur, el Foro de Davos y los Decepticons. ¡Larga vida a Megatron!”, añade la autoproclamada comunista.

Sin embargo, el verdadero éxito ha sido el final de temporada, el llamado “Pucherazo para el pueblo”. “¿Para qué necesito Netflix cuando tengo esto?”, preguntaba uno de los 734.400 usuarios que han visto la tercera parte de esta serie satírica. En este episodio, los “correomunistas” —empleados de Correos comunistas— trabajan de noche al servicio de Zapatero con el himno de la Unión Soviética sonando a todo volumen por la megafonía. “[Zapatero] Nos paga bastante bien. Pero como el dinero viene de Venezuela, te pagan en bolívares. Después tienes que ir al banco que está allí fuera a cambiarlo, y allí se pierde un pico. Pero todo sea por Megatron y los suyos”, asegura el encargado.

Feijóo y Ayuso en su última cena

La sorpresa más grande que nadie vio venir en los días previos al 23J —o que más bien fue eclipsada por asuntos más urgentes como quitarle el Falcon al “perro sanxe”— son los memes que tienen como protagonista al debilitado candidato popular a la presidencia, Alberto Núñez Feijóo, y a la estrella en ascenso del partido, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Pocos segundos después de que los aficionados reunidos en la calle Génova el domingo interrumpieran al discurso del gallego para corear el nombre de Ayuso, Twitter (X) ha empezado a llenarse de memes que compraban a la presidenta en Judas que traicionó a Jesús en la última cena.

Las redes —que dan una corta fama, pero tienen muy buena memoria— han tardado el tiempo de un telediario para apartar la rivalidad entre partidos y enfocarse en la enésima “boda roja” que se gesta en el seno del PP. Tras Pablo Casado, apuñalado en la espalda hace poco más de un año, los memes han sentenciado que llegó el turno de Feijóo. Acorralado por el sanchismo por un lado, y por su discípula por el otro, no llegará entero a la próxima asamblea nacional del partido.

Da igual que Ayuso lo haya negado —“no puede ser que el jueves estemos con Feijóo apoyándole y el martes tirándole por un puente”, dijo ante los medios—, los tuiteros no olvidan. En los últimos días, el gallego no solo ha sido Jesucristo. También se convirtió en Wendy, el personaje de El resplandor que escapa del hacha de su marido Jack Torrance, en el león Mufasa, en una víctima de Thanos y, para volver a las metáforas políticas, en el nuevo oponente de la famosa lechuga que aguantó más tiempo que Liz Truss, la primera ministra con el mandato más breve en la historia del Reino Unido.

Además de su rivalidad con Ayuso, el incierto resultado electoral —ninguno de los dos bloques tiene suficientes votos como para gobernar sin tener que negociar con los partidos minoritarios— ha dado vida a otra subcategoría de memes: las llamadas de Feijóo para pedir apoyo en la investidura. El popular lo intenta con Sánchez, Rufián e incluso Vodafone, pero nadie está dispuesto a darle escaños: el sanchismo, en las redes, ha vuelto a ganar.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.