lunes, julio 15

El presidente del CSD dice que Rubiales debería haber dimitido el viernes | Fútbol | Deportes

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Víctor Francos, ha manifestado este lunes por la tarde que el Gobierno sigue pendiente de la resolución del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) sobre la denuncia que interpusieron contra Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol. “Todavía no tenemos noticias del TAD. No conozco a ninguno de sus miembros”, ha afirmado en Tarragona. Y ha lanzado un mensaje a la Federación Española de Fútbol: que “no den otro espectáculo”.

En una comparecencia en la Delegación del Gobierno en Tarragona, Francos ha afirmado, a preguntas de los periodistas, que no le gustaron los “aplausos” ni las opiniones que se vertieron en la asamblea de la federación el viernes y que si tuviera delante a Rubiales le diría: “Tendrías que haberte ido el viernes”. En sus declaraciones, ha afirmado que España estaba mejor vista para organizar el Mundial de 2030 antes del caso Rubiales, aunque no piensa ceder en los “anhelos” del fútbol español y en la defensa de su competitividad. “Hace dos semanas estábamos mejor situados para el Mundial de 2030 que hoy. Este es un gobierno tozudo; podemos explicar a la FIFA, UEFA y a las federaciones que el futbol español no es lo que hemos visto estos días”, ha dicho.

El CSD dio traslado a las 22.40 del viernes al TAD de la denuncia propia en la que sostiene que Rubiales pudo cometer una vulneración “muy grave” de la Ley del Deporte y del real decreto sobre Disciplina Deportiva que posibilitan la citada suspensión temporal. Los servicios jurídicos del organismo gubernamental que preside Víctor Francos consideran que el beso no consentido a Jennifer Hermoso y su gesto de tocarse los genitales en el palco del estadio nacional de Australia durante la celebración del Mundial femenino han podido quebrantar los artículos que hacen referencia, respectivamente, a los abusos de autoridad y a los actos notorios y públicos que atenten contra la dignidad o decoro deportivos. Francos ha confirmado que a partir del 1 de enero de 2024 todas las federaciones deportivas en sus órganos rectores deberán aplicar la paridad hasta un mínimo del 40%.

El caso Rubiales ha generado discrepancias entre la vicepresidenta Yolanda Díaz y Francos. La también ministra de Trabajo ha señalado que el Gobierno actuó con “lentitud” en el caso Rubiales. “Yo creo que es verdad que el Gobierno actúa con lentitud, y es más, he lamentado este fin de semana que fuera la FIFA la que hubiera instado la suspensión cautelar del señor Rubiales”, ha asegurado tras reunirse con la presidenta del sindicato mayoritario del fútbol femenino Español, Futpro, Amanda Gutiérrez, y una delegación de su equipo de trabajo. “Llevo ya muchos días diciendo que vamos tarde y a mí me hubiera gustado que la suspensión cautelar del señor Rubiales no la hubiera hecho la FIFA. Hay instrumentos políticos en nuestro país para ello”, ha añadido.

Francos ha afirmado que no tiene duda de que la vicepresidenta actúa de buena fe, pero ha advertido de que el Gobierno tiene que actuar bajo unos procedimientos y que las federaciones son entidades privadas sujetas al derecho público que se rigen como la FIFA por sus propios reglamentos. “Ella actúa con toda la buena fe del mundo y en la línea del Gobierno de condenar sin paliativos. Con la primera denuncia de Sumar no se podía suspender a Rubiales porque la ley dice una cosa diferente”, ha avisado. “Hacemos todo lo que podemos por que las cosas vayan rápido y lo mejor posible. No es lo mismo una sanción a una entidad privada que a una pública”. “No es justo que hay quien diga que hemos actuado mas tarde que la FIFA”, ha remachado.

Frente al criterio de Yolanda Díaz, la ministra de Educación en funciones y portavoz del PSOE, Pilar Alegría, ha destacado la “celeridad” del Ejecutivo en este caso. El sábado, el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, ya avanzó en EL PAÍS que el caso Rubiales estaba visto para sentencia. “Es el final. No puede seguir así. No puede pasar que frente a hechos inaceptables no haya una reacción ni por parte del presidente ni de la asamblea de la federación de fútbol. Por tanto, se ha acabado”, dijo.

Francos apareció una primera vez ante la prensa el viernes por la tarde para mandar el mensaje que el Gobierno no se iba a quedar de brazos cruzados. “El señor Rubiales no ha estado a la altura”, dijo Francos, la mano derecha de Miquel Iceta en el ministerio de Cultura y Deportes. “Ha defraudado en su reacción, no ha hecho lo que debía”, reprochó el presidente del CSD, en alusión a la comparecencia hecha durante la mañana por el máximo cargo del fútbol español. “La asamblea de la Federación, lejos de resolver, lejos de calmar el contexto en el que él mismo nos había metido, lo que ha hecho ha sido avivar la polémica”, abundó Francos. “En vez de atacar lo que tenía que hacer era pedir disculpas”, le afeó Francos a Rubiales. El presidente del CSD ya afirmó entonces que estamos ante una “falta muy grave” y advirtió de las consecuencias que puede acarrear este tema: “Estamos en disposición de que esto sea el Me Too del fútbol español”, en alusión al movimiento de denuncia de abusos sexuales que se viralizó a partir de 2017.

Díaz ha asegurado que desde el Ministerio de Trabajo ya han actuado y ha destacado una campaña de carácter informativo sobre todas las obligaciones jurídicas que en materia de igualdad tienen que desempeñar los clubes deportivos en España. En este sentido, ha señalado que desde la Inspección de Trabajo se han desplegado dos actuaciones, una sobre las diferencias retributivas que existen en el mundo del deporte y la segunda sobre los planes de igualdad que deben de existir en “todos y cada uno” de los clubes.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites