lunes, julio 15

El Gobierno alemán impulsa un plan de ayudas de 32.000 millones en cuatro años para impulsar la economía | Internacional

Alemania se prepara para aprobar un paquete estímulos multimillonario. Tras semanas de luchas internas en el Gobierno tricolor —formado por socialdemócratas, verdes y liberales— sobre las medidas necesarias para impulsar una economía en horas bajas, el Gabinete se ha puesto de acuerdo este martes sobre el monto total de la factura: a pesar de que el plan inicial recogía un paquete fiscal de 6.000 millones anuales, el Ejecutivo ha acordado un plan de ayudas de hasta 32.000 millones de euros en los próximos cuatro años, según un borrador al que ha tenido acceso Reuters. Un intento anterior de poner en marcha la llamada Ley de Oportunidades de Crecimiento había fracasado por las desavenencias entre el ministro de Finanzas, el liberal Christian Lindner, y la de Familia, la ecologista Lisa Paus.

“Discutiremos cómo lograr un gran impulso”, había dicho el canciller, el socialdemócrata Olaf Scholz, este martes desde el castillo de Meseberg, a unos 70 kilómetros de Berlín, donde el Gobierno celebraba un Consejo de Ministros de dos días en el que iba a decidir las medidas con la que encara el inicio del curso político. ”La economía alemana puede hacer más”, añadió el jefe de Gobierno. El producto interior bruto de la mayor economía de la UE se estancó en el segundo trimestre del año, tras la recesión que había arrastrado durante el invierno.

Scholz y sus principales ministros quieren aprovechar el encuentro para fomentar una imagen de unidad que ha faltado en los últimos meses y que ha contribuido a la caída del apoyo a los partidos de la coalición en las encuestas y al crecimiento del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD). La reunión de Meseberg, que se celebrará este martes y miércoles, se centrará principalmente en la precaria situación de la economía alemana y las recetas para mejorarla. “Es muy importante que en esta situación lancemos una ofensiva desde el Gobierno federal para estimular el crecimiento de nuestro país, para garantizar que las empresas tomen sus decisiones en inversiones y oportunidades de desarrollo”, ha asegurado el líder socialdemócrata.

Según el borrador al que tuvo acceso Reuters, el paquete de ayudas supondrá en su primer año de vida una caída de ingresos fiscales de unos 7.000 millones de euros: 2.600 para el Gobierno federal, 2.500 para los Estados federados y 1.900 para los municipios.

Estaba previsto que la Ley de Oportunidades de Crecimiento se aprobara hace dos semanas. Después de agrios debates en la coalición, la ministra de Familia y el de Finanzas alcanzaron este domingo un acuerdo para la puesta en marcha de una nueva prestación para el cuidado de los niños de familias vulnerables, que prevé destinar unos 2.400 millones de euros para el año 2025. Scholz tuvo que intervenir en las negociaciones para que el acuerdo prosperara después de que Paus, de Los Verdes, bloqueara el paquete de desgravaciones fiscales impulsado por el liberal Lindner ante la falta de financiación para el programa de asistencia a la infancia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

“Han sido negociaciones muy duras, pero han merecido la pena”, declaró Paus, flanqueada por Lindner y el ministro socialdemócrata de Trabajo, Hubertus Heil. No obstante, la ministra de Familia dejó claro que se necesita aún más dinero para erradicar por completo la pobreza infantil. La dirigente de Los Verdes calificó el nuevo programa como la “reforma sociopolítica más integral” en años. Según los cálculos de su departamento, hasta 5,6 millones de familias en riesgo de pobreza recibirán prestaciones “más rápidas, más fáciles y más directas” para el cuidado de los niños.

Durante las negociaciones mantenidas en el seno de la coalición, la ministra de Familia había puesto sobre la mesa la necesidad de contar con 12.000 millones de euros, una cifra que fue rebajando hasta los 2.400 millones pactados. El ministro Lindner, por su parte, precisó que la nueva prestación supondrá alrededor de 400 millones de euros más de lo previsto por su Ministerio, que ofrecía una suma adicional del presupuesto de 2.000 millones de euros.

La coalición de gobierno pretende presentar el proyecto de ley a mediados de septiembre para su debate en el Bundestag, la Cámara baja del Parlamento alemán, con el objetivo de que pueda entrar en vigor en enero de 2025. Los dos ministros se habían visto presionados por el propio canciller Scholz para dejar atrás la crisis antes del retiro de dos días del gabinete de coalición que ha comenzado este martes, y que pretende centrarse en los esfuerzos del Gobierno para impulsar la decaída economía alemana.

La industria ha acogido con cautela el paquete de medidas fiscales de Lindner, centrado en las pequeñas y medianas empresas. Uno de los principales elementos es un nuevo mecanismo de subvenciones para inversiones respetuosas con el clima ―parte del proyecto de Gobierno de la coalición acordado en 2021― para ayudar a las empresas a acelerar el proceso de reducción de emisiones. La mayoría del plan de 10 medidas presentadas por Scholz este martes ya habían sido anunciadas, incluido el Fondo especial para el Clima y la Transformación por valor de unos 212.000 millones de euros para el periodo comprendido entre 2024 y 2027.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites